Boris Karloff, el cine de terror lleva su nombre

Autor: Comentar
Comparte este artículo
40 años después de su muerte, sigue siendo el gran referente del cine fantástico y de terror.

boriskarlooffrankestein

Nació el 23 de noviembre de 1887 con el nombre de William Henry Pratt en Gran Bretaña, más en concreto en Caberwell, Londre. Toda su vida fue conocido y recordado como Boris Karloff. Nombre artístico que ayudó a generar sobre él una identidad de “monstruo” ya que por aquella época era un hombre muy alto.

Quedó huérfano de joven y eso lo llevó a mirar a su hermano mayor como un espejo y su principal meta fue llegar a formar parte del servicio diplomático, del que su hermano llegó a ser un reconocido miembro, John Henry Pratt, realizó una tarea tan buena que incluso llegó a ser nombrado Sir.

Poco después de ver que no sería capaz de conseguir compararse a su hermano, marchó a Canadá cambiando su nombre por el de Karloff. Desde Canadá vio que su futuro estaba en el cine, y por ello se trasladó a Hollywood, donde la industria florecía con éxito. Una vez allí participó en multitud de películas mudas antes de 1931.

Ese año fue en el que alcanzó la fama al interpretar a uno de los monstruos más conocidos de la historia del cine de terror, Frankenstein. Ese papel estaba pensado para Bela Lugosi, pero este rechazó el papel y le puso en bandeja la oportunidad de su vida a Karloff, que se convirtió en una verdadera estrella del cine.

Boris Karloff

Más tarde también interpretó a otro personaje como La momia, cosa que lo acabó de encasillar en el cine de terror. A pesar de ello, consiguió papeles en otro tipo de películas, como en The Lost Patrol de John Ford.

Pero siempre volvió al género que se lo había dado todo y participó en dos películas más del monstruo gigante, La novia de Frankenstein, en 1935 y El hijo de Frankenstein, en 1939. En ambas coincidió con el otro gran protagonista del género de terror Bela Lugosi. Además fueron los dos protagonistas de otras dos películas, The Black Cat, en 1934 y El cuervo, de 1935.

Para caracterizar a Karloff, se hicieron largas sesiones de maquillaje con un experto como Jack Pierce, que podríamos decir que fue el precursor de las impresionantes caracterizaciones que vemos hoy en día en pantalla y que en aquel tiempo dejaban al público tremendamente maravillado.

Todas esas horas de maquillaje en posiciones muy incómodas y las grabaciones complicadas, sumadas a las plataformas de los zapatos de Frankenstein, le crearon problemas en la espalda de los que nunca se llegó a recuperar del todo, aunque siguió trabajando y aguantando todos esos suplicios para poder complacer al público.

Pese a sus papeles en el cine de terror, siempre fue una persona amable con todo el mundo, con una atención especial por el mundo infantil. Según sus conocidos, siempre fue todo un caballero con grandes y pequeños.

A los 81 años murió de una neumonía cuando estaba ingresado en el hospital King Edward VII, en la localidad de Sussex en su tierra natal. Consiguió dos estrellas en el paseo de la fama, una por sus películas y otra por sus apariciones en televisión, que también fueron muy celebradas entre el gran público. Junto a Bela Lugosi en el papel de Drácula y Lon Chaney Jr. en el papel de Hombre lobo, forman el trío más terrorífico de la historia del cine.

Imagen 1 | foxtongue

Imagen 2 | Wikipedia

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Directores, General


0 Comentarios Enviar un comentario