>Cosas del Cine

Los mejores insultos en el cine

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Casi todos centrados en las películas de acción, los insultos del cine destacan por la creatividad de los mismos y porque la mayoría hacen soltar carcajadas.

bruce-willis

Empezamos con el “bueno” de Bruce Willis en La jungla de cristal. Típica es la frase que oyen los terroristas de ¡Yippie Kai Yay, hijos de puta! Lo que indica la imminente muerte de uno de ellos. Mención aparte recibe la frase de Ford Fairlane durante un tiroteo en una discoteca: Tanto gilipollas y tan pocas balas.

En Máximo riesgo el habitual cómico John Lithgow, hacía de malo malísimo e intentó acabar con Stallone de todas las maneras posibles, pero cuando se entera al final de la película, solo se le ocurre decir: ¡Walker… cabrón incombustible!.

Nos vamos hasta Victor o Victoria, donde James Garner, demuestra tener la mayor de las valentías entrando al antro más cochambroso de la ciudad, vestido de smoking y pedir un simple vaso de leche. El barman con toda la ironía posible le pregunta si la quiere de vaca o de mujer, y Garner le responde: ¿Qué tal de tu hermana?.

Más divertida eran las broncas que echaba el jefe en Reservoir Dogs cuando Steve Buscemi se queja por el nombre en clave que le ha puesto, el Señor Rosa. El jefe cabreado después de que Buscemi le pida explicaciones, saca su mala leche y la explicación es ¡Por maricón… y porque me sale de los cojones!.

Una mención aparte merece la película El sargento de hierro con Clint Eastwood. Empieza fuerte el sargento en su presentación: Soy el sargento de artillería Highway. He bebido más cerveza, he meado más sangre, he echado más polvos y he chafado más huevos que todos vosotros juntos, capullos. Bonita presentación la del sargento. Aunque sargentos hay muchos, como Hartman, de La chaqueta metálica que, dirigiéndose a un recluta poco hábil le pregunta: ¿Tuvieron tus padres algún hijo que sobreviviera?.

Pero como hemos dicho antes, no todos los insultos se centran en películas duras y de acción. En Oficial y caballero, la mejor frase es la siguiente: En Wisconsin solo hay vacas y maricones, y yo no veo a ninguna vaca por aquí… En Sopa de ganso, con el mágico Groucho Marx, se podía escuchar lo siguiente: Puedo verte ahora mismo en la cocina, inclinándote sobre una estufa caliente. Pero no puedo ver la estufa. Bonita manera de tratar a una mujer.

En Un pez llamado Wanda, Jamie Lee Curtis le soltó lo siguiente a Kevin Kline: Llamarte estúpido, sería un insulto hacia los estúpidos. Sin duda, el amor es lo que tiene. Y para acabar y cogiendo como base una frase de los Monty Phyton en Los caballeros de la mesa cuadrada, me despido de vosotros con lo siguiente: No seguiré hablando con vosotros, cabezas de melón, alcachofas vacías. Me río de vuestras historias, vuestra madre era una cabra y vuestro padre olía a cobaya.

Imagen de Wikipedia



0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar