>Cosas del Cine

Hayao Miyazaki, el genio de la animación japonesa (II)

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Como veníamos comentándoles en el post Hayao Miyazaki, el genio de la animación japonesa, el primer trabajo del estudio dirigido por Miyazaki, no fue una película, sino una serie llamada Sherlock Holmes en la que los protagonistas estaban basados en los personajes de Sir Arthur Conan Doyle, pero con animales. Esta serie se pudo ver en nuestro país en la primera parte de la década de los años 90, cosechando un buen éxito entre el público español, que la recuerda en su gran mayoría.

El Castillo Ambulante

Tras esta serie que fue grabada en los años 1984 y 1985, llegó en 1986 la primera película de Miyazaki, El castillo en el cielo. Después de esta, tardó dos años más en estrenar la segunda, Mi vecino Totoro, que ahora, tras 21 años de su creación, llega a nuestras pantallas muy pronto para que todos aquellos que no la hayan podido ver lo puedan hacer en todo su esplendor.

Al año siguiente, se estrenó Nicky, la aprendiz de bruja donde una pequeña estudiante de bruja viajaba a la ciudad para desarrollar sus poderes y poder ayudar a la gente de esa ciudad, ya que en toda población que se precie, debe haber una bruja.

Más tarde, en 1992, dirigió la que posiblemente fuera el primer éxito a nivel mundial de Miyazaki. Aunque no fue un bombazo, consiguió ser distribuida por todo el mundo, estrenándose también en España y en los EEUU. Porco Rosso, se convirtió en el primer éxito internacional de un director que se empezaba a descubrir como un genio de la creación y la animación.

Y fue Porco Rosso el que abrió el camino para su siguiente éxito, La Princesa Mononoke, que consiguió un reconocimiento mundial y se estrenó en múltiples salas de todo el mundo, pasando también por nuestro país con un cierto éxito tanto de público como de crítica.

Pero el momento de estallido del fenómeno Ghibli y Miyazaki llegó en 2001, cuatro años después de estrenar La Princesa Mononoke, nos trajo una maravilla animada con el nombre deEl viaje de Chihiro, que conseguiría al año siguiente el Oso de Oro de la Berlinale y el Oscar a la mejor película de animación.

Esa película creó una expectación mundial sobre Miyazaki, que fue catalogado como un posible rival de la factoría Disney y de las geniales películas de Pixar. Y con esa expectación se estrenó El Castillo Ambulante en 2004, que a pesar de ser un gran película, no consiguió impactar como anteriormente lo había hecho Chihiro.

Basada en el libro juvenil de mismo título de la novelista británica Diana Wynne Jones, esta película le valió otra nominación al Oscar a la mejor película de animación, pero en esta ocasión no pudo llevarse el galardón.

Este mismo año llegó a nuestro país su último éxito, Ponyo en el Acantilado, donde Miyazaki expresa una visión muy particular del cuento clásico escrito por Hans Christian Andersen, La Sirenita, que también tuvo una película en Disney, pero que son totalmente diferentes la una de la otra.

Con unas películas muy bellas estéticamente, con una fantasía desbordante y con mucho mensaje y contenido siempre en contra de la guerra y a favor de la humanidad y la naturaleza (que es uno de los puntos más importantes en las películas de Miyazaki) el autor y su estudio, están llamados a competir mundialmente con las producciones de los grandes estudios americanos.

Imagen 1 | Dreamers



0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar