Sin límites: el poder de la mente

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Otro de los estrenos más destacados de este pasado fin de semana ha sido “Sin límites”, una cinta que ha sido un éxito ya en Estados Unidos situándose en el número uno de la taquilla.

sin-limites

“Sin limites” es un thriller de acción, con toques de humor y que nos narra una historia de ficción, sobre el poder de la mente y como con ayuda de unas medicinas podría potenciarse. La película ha sido dirigida por Neil Burger, que tras debutar en la pantalla grande con la notable “El ilusionista”, nos trae esta interesante película que, sin embargo, no consigue el mismo resultado óptimo a pesar de las buenas intenciones que ofrece. Tras un comienzo bastante interesante, la película se va diluyendo en un guión que roza lo absurdo y que huye de todo realismo. Sin embargo, los momentos de acción y el interés de saber su final saben mantener la atención del espectador. Por lo que es una película ideal para ver sin muchas pretensiones y sin esperar que los distintos sucesos tengan mucha explicación.

Las escenas de acción han sido rodadas en plan videoclip, con el habitual movimiento de cámara y una banda sonora potente que acompaña. El reparto protagonista nos trae a un renacido Robert De Niro (“El escondite”, “Los padres de ella”, “Hombres de honor”), que vuelve por el camino de las grandes actuaciones y en esta película nos ofrece la mejor versión de uno de los mejores actores. A su lado, y en el papel protagonista, tenemos a un Bradley Cooper (“Resacón en Las Vegas”, “Novia por contrato”, “El Equipo A”) que realiza un buen trabajo y que muestra que no solo puede ser el actor de comedias al que nos tiene habituado. En cuanto a la presencia femenina, destaca la bella Abbie Cornish (“Un buen año”, “Elizabeth: la edad de oro”, “Sucker punch”) que hace de novia del protagonista.



“Sin límites” es una adaptación de la novela “The dark fields” de Alan Glynn y que narra la historia de Morra (Cooper) sufre de bloqueo de escritor crónico, pero su vida da un giro en cuanto un viejo amigo le da a conocer el NZT, un medicamento revolucionario que le permite aprovechar su potencial por completo. Con cada impulso nervioso, Eddie puede recordar absolutamente todo lo que ha leído, visto o escuchado, aprender cualquier idioma en un día, entender ecuaciones complejas y encantar a todo aquel con el que se cruce – siempre que continúe tomando la droga experimental.

Eddie no tardará en conquistar Wall Street, haciéndose millonario.  Sus hazañas llaman la atención del magnate Carl Von Loon (De Niro), quien le invita a a participar en la fusión corporativa más grande de la historia. Pero Eddie también llama la atención de personas desesperadas por hacerse con un alijo de NZT. Con su vida amenazada y las consecuencias brutales de los efectos secundarios de la droga, Eddie esquiva acosadores misteriosos, un gangster vicioso y una investigación policial intensa, mientras intenta aferrarse a su menguante suministro el tiempo suficiente para zafarse de sus enemigos.

Tras este interesante argumento, tenemos una película que no deja de ser una crítica a la sociedad actual, a las personas que logran un acceso rápido al poder a cualquier precio y cómo llegan a creerse los amos del mundo o a la crisis financiera que ha asolado al planeta. Para ello opta por un historia de ciencia-ficción, en las que unas supuestas pastillas permiten acceder al éxito de forma rápida y sencilla, pero como suele suceder a un duro precio. También tiene bastantes faltas de coherencia, como, por ejemplo,  que unas pastillas que son para mejorar la memoria también le permitan aprender idiomas y artes marciales que antes no conocía. Estamos ante una cinta correcta pero que, sin embargo, dado su argumento podría haber dado para mucho más ya que le falta fuelle y el desenlace final es bastante regular.



0 Comentarios Enviar un comentario