Pequeñas mentiras sin importancia: comedia con toques de drama

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Este viernes se estrena en nuestro país “Pequeñas mentiras sin importancia”, después de ser un gran éxito de crítica y público (más de 5 millones de espectadores) en Francia. Una nueva muestra de que el cine francés está de moda con cada vez mejores películas.

pequeñas-mentiras-sin-importancia

Es la tercera película que dirige el también actor Guillaume Canet. Después de la sorpresa positiva que supuso su anterior obra, el thriller “No se lo digas a nadie”, hace un cambio total de registro, ofreciendo una comedia ligera pero que encierra realmente un drama y una historia muy personal. La de los amigos protagonistas, que acaban mostrándose tal como son en lo que tenían que ser unas vacaciones idílicas. Bajo una apariencia de alegría, se esconden los miedos, mentiras, problemas propias de las personas. Todos estos sentimientos van saliendo en ese grupo en principio tan unido, lo que dará lugar a momentos tensos y problemas entre los distintos amigos y parejas. La película intenta mostrar el vacío e infelicidad que viven muchas personas actualmente, sobre todo entre aquellas que cuentan con todo tipo de comodidades materiales.

El joven director nos ofrece así una película bastante intimista, sobre las relaciones de las personas cuando se unen, y sus sentimientos. Adornando el conjunto con toques de humor que hagan más amena la historia. Se agradece, porque sino podría hacerse un poco pesada una película que dura más de dos horas y media.

Los actores están a un gran nivel, muy cercanos, y destacando especialmente una brillante Marion Cotillard (“Big Fish”, “Quiéreme si te atreves”, “Enemigos públicos”). Muy bien acompañada de Benoît Magimel (“La dama de honor”, “Héroes del cielo”) y Gilles Lellouche (“El secreto de Anthony Zimmer”, “Adele y el misterio de la momia”).



La película narra la historia de un grupo de amigos que tienen la costumbre de reunirse durante las vacaciones de verano. Este año, deciden no romper esta tradición a pesar que uno de ellos sufre un accidente en París unos días antes de partir. Ya en la playa, sus contradicciones afloran y su amistad se pone a prueba. Juntos se verán obligados a convivir con esas pequeñas mentiras sin importancia que se dicen cada día.

“Pequeñas mentiras sin importancia” nos trae una historia de amistad y de relaciones entre las personas, con sus miedos, sus mentiras y sentimientos. Una comedia dramática que va ganando enteros según avanza, para culminar en un desenlace final brillante. Eso sí, es una película que no está destinada para aquellos que se pongan nerviosos con las películas lentas, o que esperen algo de acción.



0 Comentarios Enviar un comentario