Mitos del Western: John Wayne

Autor: Comentar
Comparte este artículo
wayne1

John Wayne, mito del western e icono de los valores americanos

John Wayne es una de las estrellas más queridas de Hollywood, que se mantuvo en lo alto durante más de tres décadas participando en más de doscientas películas, casi la mitad de ellas westerns. No es de extrañar, por tanto, que se convirtiese en todo un mito del género, que aún hoy en día se asocia con el prototipo de hombre viril y masculino.

Nacido en Winterset (Iowa) en 1907, su nombre real era Marion Michael Morrison. Tras intentar acceder sin éxito a la Academia Naval, John Wayne entró en la Universidad del Sur de California gracias a una beca deportiva por el fútbol americano. Sin embargo una lesión le obligó a retirarse del deporte, por lo que tuvo que abandonar sus estudios.

Wayne decidió entonces probar con el mundo del cine, pues ya había realizado algunos pequeños papeles durante su época universitaria, lo que le permitió forjar una buena amistad con el gran director John Ford.

Su primer papel protagonista fue, cómo no, en un Western, La gran jornada (1930). El director de la película, Raoul Walsh, sugirió el nombre artístico de Anthony Wayne, un general de la guerra de independencia norteamericana. Sin embargo el estudio para el que trabajaba, la Fox, pensó que sonaba demasiado italiano, por lo que decidió sustituirlo por el de John Wayne.

Aunque la película no tuvo demasiado éxito sirvió para dar a conocer las aptitudes de John Wayne, consiguiéndole varios papeles más para los años venideros. Pero sería su participación en el fantástico film de John Ford La Diligencia (1939) la que le convertiría en un auténtico mito del cine.

wayne2

John Wayne, en Centauros del desierto

A partir de entonces la carrera de “El duque”, como también se le conocía, daría un salto espectacular. Se convirtió en todo un habitual del cine del oeste, gracias a películas como Río Rojo (1948), La legión invencible (1949), El hombre tranquilo (1952), Centauros del desierto (1956) o El hombre que mató a Liberty Valance (1962).

Tal era la popularidad que adquirió que el partido republicano, con el que John Wayne se identificaba, le propuso presentarse como candidato a la presidencia del país en 1968. Sin embargo Wayne rechazó la oferta, al pensar que nadie se tomaría en serio a un actor metido a la política.

Pero sería con Valor de ley (1969) cuando se le reconocería finalmente su labor, que le valió un Óscar al mejor actor. Muchos opinan, sin embargo, que el galardón se le otorgó no por esa actuación en concreto, sino como homenaje a toda su trayectoria.

John Wayne continuó su carrera hasta el último momento antes de su muerte por cáncer en 1979. A lo largo de su vida había estado casado en tres ocasiones, todas ellas con mujeres de ascendencia latina, y tuvo siete hijos.

A petición de muchos de sus colegas de profesión se le otorgó ese mismo año la Medalla de oro del Congreso de los Estados Unidos, en cuya inscripción se podía leer “John Wayne, americano”. Una década después, en 1980, Jimmy Carter le concedía de manera póstuma la Medalla presidencial de la libertad, con lo que Wayne recibía así las dos máximas distinciones del gobierno que un civil puede obtener.


https://www.youtube.com/watch?v=aO0ifrcRV4A

“John Wayne”, de Los Enemigos, un ejemplo de su presencia en la cultura popular

Su legado, además de convertirle en un mito del western, traspasó las fronteras del cine, convirtiéndole en un auténtico icono. El nombre de John Wayne se asocia con los considerados “valores americanos”, como la individualidad, fortaleza y dureza que caracterizaba a todos sus personajes. Ello ha provocado que se convierta en un elemento más de la cultura popular, siendo constantemente citado en películas, canciones y en la propia vida real como un ejemplo de estos valores.

En su lápida Wayne pidió que se recogiera, en castellano, el epitafio “Feo, Fuerte y Formal”. Sin duda una inscripción que define a la perfección su actitud ante la vida.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Actores, Historia del cine


0 Comentarios Enviar un comentario