Especial: Bela Lugosi

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Nunca llegó al nivel de Boris Karloff, pero Bela Lugosi ha sido y es, uno de los grandes mitos de las películas de terror en los primeros años de cine.

Bela_Lugosi


Nació hace poco más de 127 años en la ciudad, hoy en día rumana de Lugoj, en Transilvania, pero por aquellos entonces, aun formaba parte del imperio Austro-Húngaro. Fue el más pequeño en una familia de cuatro hermanos en la que su padre, banquero, no tenía mucho tiempo para ellos.

Empezó como actor bastante joven, pero en el teatro, rodando por Europa e interpretando distintas obras del repertorio de William Shakespeare, aunque el estallido de la primera guerra mundial, le hizo partir a ella como teniente de infantería. Una vez acabada la guerra, fue uno de los mayores estandartes de la izquierda de su país.

Él mismo, como parte de la izquierda política fundó el sindicato de actores, pero debido a toda esa actividad política, se tuvo que exiliar en diversas ocasiones, empezando por Alemania. Más tarde tuvo que marchar de Europa y se fue a Estados Unidos.

En ese país consiguió el papel de Drácula en su versión teatral, y ese papel lo catapultó aún más a la fama cuando el director de cine Tod Browning, le ofreció interpretarlo en la versión del clásico de Bram Stoker que estaba preparando. Eso sucedió en 1931, pero ese papel le hizo encasillarse en papeles de terror.

Tuvo otras películas de renombre siempre en el género de terror como por ejemplo, La legión de los hombres sin alma o Scared to Death. Aunque en un principio rechazó interpretar al monstruo Frankenstein, si hizo de Ygor en dos de las secuelas de la película original, e incluso acabó haciendo el papel de monstruo en otra secuela llamada Frankenstein Meets the Wolf Man (Frankenstein conoce al hombre lobo).

Bela Lugosi en Dracula

Además, consiguió un pequeño papel en la película Ninotchka, junto a la maravillosa Greta Garbo, pero a pesar de esa interpretación, no consiguió salir de su encasillamiento en películas de terror.

Algunos de sus papeles, fueron realmente excepcionales, tanto, que incluso lo llegaron a comparar con otro mito del cine terrorífico como Boris Karloff, con el que la rumorología dice por un lado que le tenía envidia por conseguir siempre mejores papeles, pero por otro que durante una buena época de su vida fueron muy buenos amigos.

Con los años, las ofertas para el cine dejaron de hacer acto de presencia, cayendo Lugosi en una depresión que lo convirtió en adicto a la morfina, una sustancia que tomaba desde hacía ya años por una herida en la pierna que sufrió durante la primera guerra mundial.

A pesar de eso, continuó trabajando, pero en películas de escaso presupuesto, casi tan poco como éxito. Sus últimos años fueron realmente de pena para todo lo que había hecho un actor de su talla, aunque encasillado en papeles de terror, pero siempre con unas interpretaciones muy buenas y convincentes.

En 1948 interpretaría por última vez el papel de Drácula, aquel que le llevó a la fama, pero también a su ruina profesional, en la película Bud Abbott and Lou Costello Meet Frankenstein, película de escaso renombre.

A los 73 años de edad, un 16 de agosto, moría de un infarto. Cuenta la leyenda (muy cierta en este caso) que en su testamento figuraba una cláusula que indicaba que cuando fuera enterrado, quería hacerlo con el disfraz de conde Drácula puesto, el disfraz que se lo dio todo en vida.

Imagen 1 | Wikipedia
Imagen 2 | Wikipedia

Por:
Etiquetas:
Categorías: Actores, Especiales


0 Comentarios Enviar un comentario