El árbol: una conmovedora historia sobre el duelo

Autor: Comentar
Comparte este artículo
De la mano de la directora francesa Julie Bertuccelli, se estrena el próximo día 13 en España “El árbol”, una coproducción franco-australiana que habla del sufrimiento que conlleva asumir la pérdida de un ser querido. Con una muy buena acogida como clausura de la 63ª edición del Festival de Cannes de 2010, se trata de la adaptación cinematográfica de la primera novela de Judy Pascoe, “Our father who art in the tree”.

Cartel-El-arbol< /p>

Tras quince años de feliz matrimonio, Dawn (Charlotte Gainsbourg) queda viuda y tiene que hacerse cargo ella sola de sus cuatro hijos. Simone (Morgana Davies), de 8 años, se niega a aceptar la muerte de su padre y prefiere escapar a un mundo de fantasía. La niña cree que el espíritu de su padre vive en la higuera que está junto a su casa, y que el sonido que produce el movimiento de sus hojas es su forma de comunicarse con ella. Así, Simone pasa cada vez más tiempo al lado de este imponente árbol. Por su parte, Dawn tratará de rehacer su vida con George (Marton Csokas), su nuevo jefe, algo que incomoda enormemente a su hija. Incluso el árbol parece rechazar la relación, ya que las ramas comienzan a infiltrarse en la casa y a dañar los cimientos. Por miedo a que lo talen, Simone decide quedarse a vivir entre las ramas del árbol en compañía del espíritu de su padre, un problema que Dawn deberá solucionar con paciencia y comprensión.

“El árbol” es una bonita historia que trata sobre la muerte y el luto, y el consuelo que supone una actitud positiva ante este tipo de situaciones. Habla sobre las distintas formas de superar el duelo, de abandonar la tristeza y encontrar el modo de aceptar la pérdida de un ser querido. En “El árbol” encontramos también un homenaje a la niñez y a la fuerza de la imaginación. En palabras de la directora, una de las cosas que más le fascinaron de la historia es “Cómo la tristeza empuja a los personajes hacia otro lugar, a buscar consuelo en su imaginación.” El personaje de Simone, verdadero centro de la narración, personifica este fenómeno al rehuir la tristeza y buscar la presencia de su padre a través de la higuera. Este sentimiento hace que el espectador se identifique con la historia y empatice con la niña. De esta forma, la película “ofrece un carrusel de emociones”, como explica Bertuccelli, que llegará al corazón del público.

La novela de Judy Pascoe está escrita desde el punto de vista de la hija, pero en la película también cobra un papel importante la posición de la madre, a quien da vida la actriz y cantante francesa Charlotte Gainsbourg, ganadora del premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes de 2009 por “Anticristo”. La directora explica que eligió a la actriz por “su elegancia y dulzura”, ya que el film ofrece algunas emociones “muy violentas” y la delicadeza de Charlotte “equilibra el conjunto”. Desde luego, encontrar la estabilidad entre el dramatismo y la ternura es un factor clave en una historia como ésta, en la que la tragedia va dejando lugar poco a poco a la esperanza y al optimismo.

Y si fue fundamental encontrar a las actrices adecuadas para dar vida a Simone y Dawn, la búsqueda del árbol apropiado para la película fue crucial. Algunos recomendaron a la directora construir un árbol artificial, pero “quería hacer algo orgánico, vivo, con trasfondo casi documental”, como explica Bertuccelli, la cual inició su carrera como documentalista con “Un monde en fusion” en 2001. Así, el equipo pasó dos años buscando la higuera adecuada, hasta que la encontraron en la Bahía Moreton, en Australia. “Debía ser grande, – explica la cineasta francesa – dar miedo en algunos momentos y mostrarse protectora en otros.” Lo que sí se construyó fue la casa familiar próxima al árbol, pero “respetando su integridad”. Y es que la imponente higuera, verdadero centro de la historia, no sólo es imponente por su tamaño, sino que parece tener una personalidad propia y transmitir misterio, miedo y belleza.

Como curiosidad, hay que decir que la intención inicial de Bertuccelli era adaptar la novela “El Barón Ramplante”, de Italo Calvino, en la que los árboles y la naturaleza cobran una amplia importancia, pero no consiguió los derechos. “Entonces me obsesioné con contar una historia protagonizada por un árbol y eso me llevó hasta Our Father Who Art in the Tree, de Judy Pascoe”, dice la directora. Y de esta forma nació “El árbol”, una tierna historia llena de sensibilidad, que cabalga entre la imaginación de una niña que busca consuelo en una fantasía y la cruda realidad a la que se enfrenta. Sin grandes pretensiones de taquilla, promete ser una cinta cálida y sentimental que, sin duda, conmoverá al público.


https://www.youtube.com/watch?v=MGwF8nGd1pQ

Por:
Etiquetas:
Categorías: General


0 Comentarios Enviar un comentario