Cinco años y '28 semanas después'

Autor: Comentar
Comparte este artículo
28.jpg

Este fin de semana se ha estrenado la secuela de ’28 días después’ con gran éxtio de taquilla y crítica. La nacionalidad de la cinta continua siendo británica, pero esta vez tanto el guión como la dirección corren a cargo de un español: Juan Carlos Fresnadillo, que consolida su carrera cinematográfica, tras rodar un cortometraje y un buen ‘largo’ como ‘Intacto’. Un reparto encabezado por el siempre estremecedor y gran actor Robert Carlyle, y completado por caras conocidas como Harold Perrineau, Rose Byrne o Catherine McCormack.

Los zombis han sido siempre un elemento mítico del cine de horror contemporáneo, desde que George A. Romero rodase su ‘Noche de los Muertos Vivientes’, estas criaturas han protagonizado muchas cintas y muchos festivales de horror y cine fantástico. Sin embargo, nadie hasta el siglo XXI pensó que se podrían hacer buenas películas, con un argumento relativamente coherente, una historia con gancho y las dosis perfectas de tensión, acción y sobresaltos.

El virus de la Ira se extendió por toda Gran Bretaña causando una epidémia cuyo resultado fueron humanoides carnivoros y extremadamente violentos. Afortunadamente rodeados por el Atlántico, la plaga quedó controlada y los infectados fueron muriendo de hambre. Pero siempre hay un factor que escapa a cualquier control si hablamos de amenazas biológicas. Con estas premisas el director nos sumerje con acierto en las tranquilas labores de reconstrucción de un país arrasado, más concretamente de su capital: Londres.

Un film que rebosa tensión, excelentes recursos de cámara, con una muy conseguida ambientación claustrofóbica y un ritmo trepidante. De nuevo la inquietud y el sobresalto son denominador común en el espectador, además del interés que despierta esta segunda parte, ya que describe como en circunstancias controladas, el caos también puede desatarse. Además hay momentos verdaderamente espectaculares.

Pero no todo van a ser alabanzas. Algunos movimientos de cámara resultan demasiado confusos, se adivina lo que se quiere transmitir, pero se abusa del efecto ‘cámara en mano’. Aunque no pretendamos pedir una historia como en ‘In the Bedroom’, algunos de los sucesos claves para la evolución de la narración tienen muy poco sentido . Por último, la dosis de casquería y violencia gratuita y explícita ha aumentado un poco con respecto a su predecesora, esto ya va en gustos, pero siempre marca un poco la película de cara al público.

En resumen una muy buena película de un director que promete y que, además, demuestra que con talento hasta ‘las de zombis’ salen buenas. Vayan corriendo y no dejen que les muerdan.

Por:
Etiquetas:
Categorías: General


0 Comentarios Enviar un comentario