"The mechanic": acción sin pausa

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Este fin de semana se estrena “The mechanic”, una película llena de acción y un ritmo que no da tregua y que nos trae de nuevo a Jason Statham, uno de los actores de acción más de moda y que recoge el testigo de los grandes nombres de los ochenta y noventa como Arnold Schwarzenegger (ahora que “Gobernator” ha señalado la intención de volver al cine después de dejar su carrera política), Silvester Stallone, Jean Claude Van Damme o Steven Seagal, entre otros.

The-mechanic

Precisamente la anterior película de Jason fue “Los Mercenarios” , en la que compartía cartel con algunos de los grandes actores que hemos nombrado. Y, como no podía ser menos vuelve ahora a protagonizar una película llena de acción y que nos recupera el estilo de las clásicas del genero, de la que bebe en muchos aspectos y con un argumento también bastante típico. De hecho, es un remake de “Fríamente… sin motivos personales”, película de los años 70 y protagonizada por otro de los “duros” del cine, Charles Bronson.

La película está dirigida por Simon West (“Con Air”, “La hija del general”, “Lara Croft: Tomb Raider”), que se he especializado en este típico de cine de acción como ya demostró en la notable “Con Air”. En cuanto, al reparto destaca la presencia, como hemos comentado, del propio Jason Staham (“The italian job”, “Transporter”, “Cellular”, “Crank: veneno en la sangre”), de Ben Foster (“Alpha dog”, “30 días de oscuridad”, “Pandorum”), que se confirma como uno de los actores jóvenes más prometedores, y de un espectacular como siempre Donald Sutherland (“Doce del patíbulo”, “El gran asalto al tren”, “Caza al terrorista”, “Cold Mountain”) que, en el tiempo que entra en escena, vuelve a dar una lección con su actuación.



El guión nos presenta a Bishop, un asesino a sueldo que cuenta con un gran talento y sentido del honor, que decide retirarse de ese mundo y dedicarse a vivir con los beneficios obtenidos por su trabajo. Sin embargo, sus pretensiones se estropean cuando recibe un encargo de su amigo Harry McKenna (Donald Sutherland), sin saber que el objetivo es el propio Harry. Todo se enreda más cuando se pone en contacto con él Steve, hijo de Harry y que no se cree que su padre se suicidara.Al final, ambos deberán ayudarse y colaborar con la intención de acabar con Dean Anderson, jefe de la Agencia para la que trabaja.

Este es el punto de partida para un film lleno de acción, y que nos engancha con un comienzo espectacular y que hace que se nos pasen volando los 90 minutos que dura, en una película “palomitera”, con algunas escenas muy buenas. Si amas este género no te la puedes perder.



0 Comentarios Enviar un comentario