>Cosas del Cine

Las mejores caracterizaciones

Autor: Comentar
Comparte este artículo
En algunos casos, las diferencias entre la imagen del actor en la vida real y en la gran pantalla son extraordinarias. Encarnar ciertos personajes requiere modificar radicalmente el aspecto de los actores, ya sea sometiéndose a duros entrenamientos físicos, excesiva pérdida o aumento de peso, o mediante largas sesiones de rodaje. Así, nos encontramos con resultados sorprendentes como los que presentamos a continuación:

e6be59t3p

Doug Jones en “El laberinto del Fauno” (2006)

El film de Guillermo del Toro está repleto de imágenes impactantes y personajes fantásticos. El actor estadounidense Doug Jones, especializado en mímica, dio vida a dos de ellos. Por una parte el actor se ponía un pesado disfraz y se sometía a sesiones de maquillaje de cinco horas todos los días para transformarse en el fauno. Una vez lograda la metamorfosis, Doug debía ver a través de los orificios nasales del monstruo. Por otra parte, el actor interpretaba a una segunda criatura espeluznante de la película, llamada “Pale Man”, una especie de ser decrépito, con desagradables pieles colgando de su cuerpo, que, sin ojos en la cara, necesita incrustárselos en las manos para ver. Este peculiar personaje protagoniza una de las escenas más recordadas de la película.

EDDIE MURPHY

Eddie Murphy en “Norbit” (2007)

Además de dar vida a Norbit y al Sr. Wong, Eddie Murphy se mete en el papel de la mujer del protagonista, Rasputia. La magia en este caso fue obra del prestigioso Rick Baker, habitual en los trabajos de Eddie Murphy y ganador de seis Oscar en la categoría de Mejor Maquillaje, y de Kazuhiro Tsuji, supervisor del maquillaje prostético. Ambos recibieron una nominación al Oscar por su trabajo en “Norbit”. A Baker le llevó nueve meses crear el maquillaje, siendo necesario incluso atrasar el rodaje. “Transformar a un ser humano es complicado – explica Baker – es más laborioso que crear un extraterrestre o un monstruo”. El rostro de Rasputia se construyó con nueve pedazos de látex de hule de espuma, siendo después pintados cuidadosamente para que pareciera piel. Todos los días Kazuhiro Tsuji colocaba cada pedazo sobre la piel de Eddie Murphy, intenso proceso que conllevaba alrededor de dos horas de trabajo. Una complicada labor que, junto al gran talento del actor, dio lugar a un fantástico resultado.

1229489074279_f

Jim Carrey en “Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket” (2004)

A Jim Carrey no le hace falta ayuda digital ni maquillaje para transformarse físicamente en otras personas. El actor es famoso por su humor gestual y sus expresiones, pero en este caso su personaje, el malvado Conde Olaf, requería el aspecto de un anciano malhumorado y desagradable. Para lograrlo Jim Carrey pasaba tres horas diarias en manos del maquillador Bill Corso. Además, a Carrey se le prohibió tomar el sol para parecer extremadamente blanco, no podía cortarse las uñas y le rasuraban el pelo casi todos los días. La experta en peluquería Anne Morgan sería la encargada de conseguir que el pelo del Conde Olaf se cayera poco a poco. El mayor reto fue crear un personaje capaz de transformarse en otros muchos sin perder la esencia del original.

PeliGordos1

Antonio de la Torre en “Gordos” (2008)

A veces no es necesario el maquillaje para poder cambiar radicalmente el aspecto de un actor. Para meterse en el papel de Enrique en “Gordos”, Antonio de la Torre adelgazó alrededor de 10 kilos y luego engordó 33 en cuatro meses, hasta llegar a pesar 102. El proceso se llevó a cabo con la ayuda del célebre endocrino Antonio Escribano y la nutricionista Ángela Quintas, quienes se encargaban de hacer un seguimiento mensual para cuidar la salud de Antonio de la Torre. Por este papel, el actor malagueño obtuvo la candidatura al Goya a la Mejor Interpretación Masculina Protagonista en 2009. Este caso recuerda a muchos otros como el de Robert de Niro en “Toro salvaje” (1980), película para la que engordó 25 kilos, y el de Christian Bale, que adelgazó 30 kilos para “El maquinista” (2004).

Keaton_Beetlejuice_0

Michael Keaton en “Bitelchús” (1988)

Tim Burton crea un mundo gótico y siniestro en torno a Bitelchús, un fantasma especialista en espantar mortales. La increíble caracterización de los personajes y los primitivos (aunque espectaculares) efectos especiales, han hecho que la película pase a la historia como una de las más imaginativas de Burton. La mente creativa del excéntrico director dio lugar a este personaje, interpretado por un irreconocible Michael Keaton, y que está presente en apenas 17 minutos de la cinta. Su aspecto repulsivo logrado a base de horas de maquillaje y sofisticados trucos hacen de este personaje una de las mejores caracterizaciones del cine de Tim Burton. Destacan en este aspecto los escalofriantes intentos de los fantasmas para asustar a los humanos. Gracias a todo esto el film obtuvo el Oscar al Mejor Maquillaje en 1988.

John Travolta como Edna Turnblad en Hairspray

John Travolta en “Hairspray” (2007)

Tras 25 años alejado del género musical, John Travolta volvió a bailar en 2007 en “Hairspray”, interpretando a Edna Turnblad, madre de la protagonista. El actor tenía que someterse diariamente a sesiones de maquillaje de 5 horas y cargar con numerosas prótesis para aparentar ser una mujer de 135 kilos. No fue una tarea fácil seguir las coreografías del film en esta situación, pero el actor bromeó sobre lo “verdaderamente sexy” que se sentía bajo este disfraz.



0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar