La Maldición de la Flor Dorada

Autor: Comentar
Comparte este artículo
curse2.jpg

Se imparten clases de fotografía por 6€, interesados acudan a las salas de cine más cercanas que proyecten La Maldición de la Flor Dorada (o cualquier otra de Zhang Yimou). Quizá esto sea lo mejor que podamos decir de la película, que no es poco pero sí lo de siempre, con la que el director chino cierra la trilogía iniciada con ‘Hero’ y continuada con ‘La Casa de las Dagas Voladoras’. Tampoco está mal el reparto, interpretada por Chow Yun Fat y Gong Li (si la tia buena de ‘Miami Vice’) como cabezas de cartel.

En esta ocasión el furor mitológico, que no el folclórico, queda aparcado más en segundo plano, no hay personajes voladores, ni constantes escenas de lucha inverosímiles, aunque sí que gozaremos de muy buenas coreografías y magníficas acrobacias. Sin embargo, todo aquel lirismo hecho imágenes en sus anteriores largometrajes alcanza en esta cinta unos niveles de exageración que llevan sus metáforas visuales hasta el paroxismo simbólico.

Yimou mantiene sus puntos fuertes en el estilo de la película, grandes movimientos multitudinarios, excelente fotografía, un control extemadamente preciso de la escenografía y un desaforado uso del color, excesivo esta vez. El problema es que mientras que en anteriores cintas la historia ayudaba en gran medida a sujetar determinados recursos escénicos, por otro lado no tan exagerados, en La Maldición de La Flor Dorada el argumento se asemejamás a un serial que a una trama imperial.

Visualmente desbordante, es una orgía de imágenes tan impresionantes unas veces, como carentes de sentido otras.

Por:
Etiquetas:
Categorías: General


0 Comentarios Enviar un comentario