Almas condenadas: más terror con Wes Craven

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Dos meses después del estreno de “Scream 4”, ya tenemos de vuelta a su director, Wes Craven, que nuevamente nos vuelve a ofrecer con “Almas condenadas” una película de terror, más concretamente del subgénero slasher, con la típica presencia de un asesino en serie que se va cargando a una serie de adolescentes inocentes.

almas-condenadas

Está claro que Wes Craven es uno de los genios del género como ya demostró  con la saga “Pesadilla en Elm Street” o “La última casa a la izquierda”, y que sabe como nadie ofrecer lo que el aficionado desea cuando acude a ver una película de terror. Sin embargo, si bien en la última entrega de “Scream” nos sorprendía con una película de gran calidad y una de sus mejores obras de los últimos años, en “Almas condenadas” nos deja un sabor amargo de decepción, ya que con tan excelentes precedentes podíamos esperar un producto de mayor calidad y sobre todo que arriesgara más. Y es que “Almas condenadas” nos va a recodar a tantas y tantas películas del género de terror. Todo nos suena, y todo es predecible. Los sustos casi siempre los ves venir, el guión es bastante absurdo, y no mejora en nada los continuos giros argumentales para intentar engañar al espectador.

A pesar de las claras deficiencias de la película, tanto en la realización como en la narración, “Almas condenadas” es divertida y se deja ver, sobre todo para los más fieles al género, que podrán disfrutar de sus buenas dosis de sustos (aunque como hemos dicho no muy sorprendentes). También aquellos que acudan al cine en búsqueda de una peli entretenida sin muchas pretensiones y que permite desconectar el cerebro durante todo el metraje mientras se asiste a un espectáculo de asesinatos continuos.

almas-condenadas-imagen

Para el elenco protagonista se ha elegido una serie de jóvenes actores desconocidos para el gran público y que cumplen de forma correcta con su cometido de correr, gritar y poner cara de miedo. Tampoco se puede pedir mucho más teniendo en cuenta las circunstancias.

La película nos sitúa en la tranquila y pequeña ciudad de Riverton. La leyenda cuenta que un asesino en serie juró regresar para matar a los siete niños que nacieron la noche que él murió. Han pasado 15 años, y vuelve a haber desapariciones. ¿Se ha reencarnado el psicópata en uno de los siete adolescentes o sobrevivió aquella noche que le dieron por muerto? Sólo uno de los chicos sabe la respuesta.

Adam “Bug” Heller (Max Thierot) debía morir aquella sangrienta noche en la que su padre perdió la cabeza. A pesar de no saber nada de los terribles crímenes cometidos por su progenitor, tiene pesadillas desde muy pequeño. Para salvar a sus amigos del monstruo que ha regresado, Bug deberá enfrentarse al mal, que no descansará hasta acabar el trabajo que empezó el día que él nació.



Con “Almas condenadas” tenemos la enésima película de asesinos en serie, que tanto suele gustar, a pesar de que en muchos casos se repitan casi todos los elementos característicos. Tal vez, porque el espectador acude de vez en cuando al cine buscando pasar algo de miedo y entretenimiento sin pedir más a cambio. En ese sentido la película de Craven cumple, pero se podría haber esperado mucho más, y más teniendo todavía reciente la muy superior “Scream 4”.



0 Comentarios Enviar un comentario