>Cosas del Cine

Fallece Elizabeth Taylor: Desaparece la leyenda de los ojos violetas

Autor: 3
Comparte este artículo
Ayer nos abandonó una de las actrices más importantes de la historia del cine, Elizabeth Taylor, que representa mejor que nadie la época dorada de Hollywood. Su impresionante belleza, con esos ojos de color violeta y, sobretodo, su increíble actuación en películas como “Cleopatra” o “La gata sobre el tejado de zinc” la convirtieron en un mito.

Elizabeth Taylor

Elizabeth Rosemond Taylor, también conocida como Liz Taylor, nos ha abandonado ayer día 23 de marzo a los 79 años de edad por un insuficiencia cardíaca. La actriz llevaba ya muchos años con una salud muy delicada (había superado ya un tumor, tenía cáncer de piel, había sido operada en múltiples ocasiones…), que le habían apartado de la interpretación hace ya mucho tiempo. Sin embargo, las grandes películas en las que participó en toda su carrera la permitían estar siempre en la mente de los amantes del cine.

Aunque nacida en Londres, el 27 de febrero de 1932, era hija de padres estadounidenses y muy pronto (1939), con el comienzo de la segunda guerra mundial, se trasladó con ellos a Estados Unidos. Desde muy pequeña dejó vislumbrar que llevaba a una gran artista en su interior, mientras sorprendía a todo el mundo por sus dotes para la actuación y su gran belleza con unos ojos espectaculares de color violeta . Así, desde niña ya participó en algunas películas como “La cadena invisible” (1943), “Alma rebelde” (1943) o “Fuego de juventud” (1944). Ya era una joven estrella a la que se rifaban los directores y productores para sus películas.

Cleopatra-Elizabeth-Taylor

En los 50 y 60 es cuando se convirtió en una de las estrellas más importantes de Hollywood y en la que protagonizó grandes películas que ya forman parte de la historia del cine: “Mujercitas”, “Cleopatra”, “La gata sobre el tejado de zinc”, “Gigante”, “El árbol de la vida”, “De repente, el último verano”, “La mujer indomable” o “Un lugar en el sol”, entre otras muchas.

Obtuvo dos Oscars en su carrera por “Una mujer marcada” en 1960 y por “¿Quién teme a Virginia Woolf?” en 1966, siendo nominada en otras tres ocasiones. Pero sobretodo nos deja para el recuerdo su inconmensurable talento y su espectacular presencia. Ella se bastaba para llenar toda la pantalla, y nos ha dejado como legado su bella imagen y sus impresionantes actuaciones.


Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en el aviso

Su vida privada estuvo caracterizada por los excesos: el alcohol, pastillas, joyas y diamantes…formaron parte de su vida junto con sus numerosos amoríos. Estuvo casada en ocho ocasiones y tuvo una gran cantidad de romances con algunas de las principales estrellas de la época. Sin embargo, también hay que destacar que, desde que en los setenta se fue alejando del mundo del cine, tuvo una gran labor social, contribuyendo en muchas causas sociales como su gran apoyo en la lucha contra el sida. Además, a pesar de su estado de salud, jamás perdió su preciosa sonrisa que regalaba a todo el mundo.

Con la marcha de la diva de los ojos violetas se pone fin a la época dorada del cine.



3 Comentarios Enviar un comentario


  • avatar
    belen

    Ojazos!!!

  • avatar
    Gloria

    que desagradable comentario

  • avatar
    Leonardo

    Y quedo igualita a cualquier mortal.
    En el otro lado quien sabe como será,si también estará,regodeasdos y haciendo proselitismo de libertinaje y degradación de la humanidad.
    Paz en su tumba y ojo ,que todos nos morimos y quedan las obras y acciones buenas y erróneas.

Utilizamos cookies de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar