Crítica "Super 8": J.J. Abrams homenajea a Spielberg

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Por fin se estreno en nuestro país “Super 8”, una de las películas más destacadas del año, un auténtico homenaje al cine de aventuras de los 80, en especial de Spielberg. Precisamente donde más destaca la cinta es la nostalgia que genera en todos los que crecieron con ese cine. Una historia sencilla, en la que el grupo de niños protagonistas son lo más destacado.

super-8-cartel-final< /p>

Como discípulo que es de Spielberg, J.J. Abrams no ha disimulado nunca su admiración por el cine de su maestro, por lo que soñaba con hacer una película que recordará aquel estilo. Ese es el principal atractivo de una película que nos va a traer rápidamente grandes títulos como “E.T.”, “Los Goonies”, “El secreto de la pirámide”, pero no solo en el estilo y la ambientación de finales de los 70 y comienzos de los 80, sino en ofrecer una aventura en que los niños se convierten en grandes protagonistas. De hecho, después de ver los tráilers puede sorprender, e incluso decepcionar, que haya muy poca acción y que los momentos espectaculares se limiten a 2-3 momentos, pero es que lo que nos ofrece “Super 8” no es más que una aventura con inocentes niños (que aspiran a ser adultos) como protagonistas, con momentos muy divertidos y simpáticos.

Se podría esperar una película de ciencia-ficción, no en vano hay presencia de extraterrestre, pero da la sensación que es una mera escusa para mostrarnos las andanzas del grupo de niños, y como Joe se va convirtiendo en líder, mientras intenta superar la muerte de su madre y comienza a descubrir el amor. Sin embargo, tal vez debería haber tenido haber dado también un poco más de peso a la extraña criatura que amenaza al pueblo, ya que en ningún momento, al contrario de lo que pasaba con E.T., se conecta con ella, ni nos transmite ninguna emoción. De hecho, el final es lo peor de la película, ya que, aparte de soso y descafeinado, no transmite ninguna emoción. Sin contar nada, diremos que nos da igual si se salva o no el extraterrestre. Tampoco da todo de si una trama, que comienza fuerte, pero que va perdiendo fuelle según avanza, siendo bastante básica y sencilla. Podría haber dado para mucho más. No hay lugar para las sorpresas, ni para giros inesperados.

Super-8-imagen

El trabajo realizado de ambientación es magnífico. Los peinados, la ropa, los coches e incluso las bicis son típicas de los 80. No menos destacado el uso de la fotografía, los efectos especiales (con poca presencia pero de gran calidad) y la maravillosa banda sonora de Michael Giacchino, que no tiene nada que enviar a las creaciones de un maestro como John Williams. Especial mención a los intérpretes más jóvenes del reparto, que están a un gran nivel, logrando conectar deprisa con un espectador que se identifica con ellos. Joel Courtney y Elle Fanning están fabulosos en sus papeles.

Super 8 nos sitúa en el verano de 1979, cuando un grupo de amigos de un pueblecito de Ohio se disponen a hacer una película de zombis. Mientras ruedan su film en formato Super 8, son testigos de un catastrófico accidente de tren y, tras librarse ellos mismos por poco, pronto descubren que no fue un accidente. Poco después, comienzan a sucederse en el pueblo una serie de extrañas desapariciones y de sucesos inexplicables, y el sheriff adjunto Jack Lamb intenta descubrir la verdad, algo más terrorífico de lo que ninguno de ellos podía imaginar.



“Super 8” es un auténtico homenaje al cine de aventuras de los 80, en el que Spielberg fue un auténtico maestro. Abrams consigue una película muy entretenida, pero que no llega al nivel de las obras de su maestro. Una trama muy sencilla, y la sensación de que todos los hechos que suceden son un extra, ya que lo verdaderamente importante son mostrar las andanzas de unos niños que están espléndidos. Exquisita en su realización técnica, gustará a público de todas las edades. Eso sí, quién busque una película de ciencia-ficción y/o con extraterrestres se puede sentir decepcionado.



0 Comentarios Enviar un comentario